Llegó agosto, el mes más frío del año. ¿Sabes que le ocurre a tu auto con el frío?

Este mes es un indicador crucial para continuar, si es que lo logramos pasar. Popularmente, es conocido como el más temido por los ancianos, debido a las bajas temperaturas, pero no sólo afecta a las personas. Tu auto puede sufrir varias consecuencias también.

Las temperaturas comienzan a bajar radicalmente y tu auto también lo nota. Sales de tu casa, enciendes el auto y te vas como si nada, luego de que estuvo parado y expuesto a bajas temperaturas toda la noche. Hagamos un ejercicio, ¿Te gustaría estar acostado y que de un segundo a otro, te levanten de la cama y te pongan a correr inmediatamente en el frío de una mañana de invierno? Bueno, a tu auto tampoco. Al encenderlo, deja que se caliente un poco, de lo contrario podrás causar fallas mecánicas graves.

¿Cómo se comporta tu auto con el frío?

De partida, tu auto tiene que hacer un esfuerzo extra para poder arrancar. Si tu auto es Diesel, peor aún, ya que los calentadores del motor estarán esforzándose al máximo para poder arrancar. Una buena idea para que el motor no tenga que realizar un mayor trabajo, es darle contacto al vehículo unas dos o tres veces, lo que ayudará a los calentadores a agarrar temperatura y permitirán un correcto inicio de la combustión. Si es a bencina, enciéndelo directamente.

Una vez encendido el motor, debemos tener en cuenta que el auto lleva varias horas apagado y enfrentado a temperaturas bastante bajas, por lo que el aceite, el elemento vital del motor, está concentrado y viscoso. La tarea del aceite es lubricar las partes necesarias del motor. Si esto no sucede, ocurre un daño bastante grande por la fricción metal con metal, al nivel de fundir el motor. Para evitar este mal rato, lo óptimo es encender el auto, dejar el motor a ralentí (dejar el motor encendido, sin presionar ningún pedal) uno o dos minutos, cosa que el aceite vuelva a sus estado líquido y pueda lubricar todas las partes que lo requieran.

En un principio, las revoluciones deben ser bajas y andar a una velocidad limitada. Luego de un par de minutos, cuando el motor y el aceite tomen una temperatura adecuada, ya puedes circular de manera normal.

Dato Freak

En Escandinavia, debido a los excesivos fríos durante la noche (20 a 30 grados bajo cero) y a que no existe aceite o anticongelante que resistan esas temperaturas, las personas conectan sus motores a las corriente, de esta forma mantienen el motor a una temperatura adecuada durante toda la noche y así evitan los problemas del auto con el frío en las mañanas.

Comentarios

Comentarios